sábado, 31 de octubre de 2009

Un minibús se incendia con pasajeros cuando cargaba GNV


Cuatro personas sufrieron graves quemaduras en El Alto porque el minibús que las transportaba explotó cuando el chofer cargaba gas natural vehicular en el surtidor Bagdad (avenida Cívica de El Alto) en franco incumplimiento de las normas vigentes.

Además existen indicios de que el motor no fue convertido al sistema de gas natural vehicular (GNV) de forma legal, por tanto no tenía un kit original, es decir que su equipo transformado no cumplía exigencias técnicas de seguridad.

La familia Quispe, de la que el chofer es miembro, tenía por destino Vilaque, en la provincia Aroma, y antes de viajar se estacionaron en la gasolinera para cargar GNV.

En el vehículo se encontraban Lucio Quispe (chofer), Casandra Rivas (17 años, presuntamente embarazada), Margarita Quispe y José Gabriel Quispe, quien tiene quemaduras de segundo a tercer grados en el 40 por ciento del cuerpo. Los otros están con quemaduras de primer a segundo grados.

Los heridos fueron trasladados al Hospital Villa Dolores, pero se evaluaba que el más afectado (José Gabriel Quispe) sea transferido al Complejo Hospitalario de Miraflores, por la gravedad de sus heridas.

El hecho ocurrió a las 14.00 de ayer en la estación de servicios Bagdad, en Villa Tejada Rectangular, zona de Villa Dolores. El grupo decidió parar en ese surtidor para cargar GNV.

Una primera versión del hecho recogida por el periódico El Alteño señala que la explosión se debió a que el chofer no había apagado el motos para cargar el combustible.

“Uno de los empleados de la gasolinera contó que advirtió que el motor del minibús, con placa CEH-838, estaba funcionando, ya que la radio estaba encendida”, señala el reporte.

El Alteño añade que el surtidor Bagdad entregó un comunicado en el cual se admite que “no se obligó a que los pasajeros bajen del auto porque era un vehículo particular”.

En cambio, la Oficina de Defensa del Consumidor (Odeco) señala que la responsabilidad no es sólo de los choferes, porque toda estación de servicio tiene la obligación de hacer descender a los pasajeros de los vehículos.

Investigación

El director nacional de la Oficina de Defensa del Consumidor, Eduardo Canedo, dependiente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), en declaración a La Prensa, todavía no identificó las causas y responsabilidades del accidente porque, explicó, eso lo establecerá una investigación en proceso a cargo de las unidades de Tránsito y Bomberos y de la Odeco.

Sin embargo, Canedo señaló que las características del accidente y la extensión de la explosión apuntan a que el equipo o kit de conversión a gas natural del minibús parece armado en un taller clandestino, sin cumplir exigencias técnicas del Instituto Boliviano de Normalización y Calidad (Ibnorca).

“Estamos verificando si este vehículo está incluido en nuestros registros, en ellos están todas las movilidades convertidas de forma legal”.

Canedo informó que para garantizar la seguridad de los usuarios hay un marco legal que respalda la conversión a GNV en los talleres autorizados.

El Director de Odeco pidió a los dueños de vehículos que cuando entreguen su automóvil para la conversión del motor a GNV se cercioren de que ese taller esté autorizado por las instituciones del ramo.

En segundo lugar, reiteró que reglamentos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos prohíben cargar combustible con pasajeros en el vehículo.

Lamentablemente, señala Canedo, son los propios usuarios del transporte los que se resisten a cumplir esa recomendación de seguridad. Lo mismo pasa con los choferes y los empleados de las gasolineras.

Peor aún, según el reporte llegado de El Alto, “una vez que el minibús, totalmente quemado, fue retirado del lugar, los dependientes de la estación de servicio (Bagdad) limpiaron el sitio y reanudaron la atención”.

La Prensa consultó acerca de hecho con la Odeco, que no descartó sanciones adicionales porque la gasolinera no debe volver a las labores mientras no concluyan las investigaciones ni los controles de verificación de equipos del surtidor y su calibrado, porque no se trata sólo de inflamabilidad del gas, sino también de su presión.

Tres normas vigentes

Los vehículos deben convertirse al sistema de gas natural en talleres autorizados.

Los pasajeros deben bajar de los vehículos cuanto éstos tienen que cargar combustible.

En los surtidores no deben vender combustibles a quienes incumplen la norma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario